lunes, 11 de mayo de 2009

DESARROLLE SU MARCA PERSONAL I parte

Como Desarrollar una Marca Personal

Desarrollar una Marca Personal es un duro trabajo que lleva esfuerzo y tiempo; conlleva aplicar principios similares a los que las empresas utilizan para sus productos comerciales al construir una imagen clara e identificable de lo que venden.

La primera vez que una persona contrata a un profesional no conoce su experiencia. El servicio no puede ser mostrado antes de su compra, por eso existe un riesgo para el cliente, pues no puede probar antes de decidir su contratación, no puede ver el resultado antes de su utilización, no sabe si la solución que le ofrece será la mejor para él en ese momento.

Es fundamental entonces que perciba que es este profesional (quien colabore con usted en creación de su marca) es el que va a brindarle la mejor solución para su necesidad, y así pueda confiar en su solvencia, eficiencia y reputación.

Justamente por este motivo, se hace imprescindible que el profesional realice una buena estrategia de comunicación, que es el eje central del desarrollo de una marca personal, para que el cliente tome conciencia del valor del servicio que se ofrece y de los beneficios que este traerá aparejado si lo contrata.
Las marcas son relaciones que se construyen entre una oferta y una demanda; cuando la demanda siente que esa marca se identifica con su sistema de valores, la confianza se va gestando junto con la relación profesional/cliente.
Resulta imprescindible una constante intercomunicación personal entre el prestador y cada cliente que es único y diferente, lo cual requiere del profesional adaptación, renovación e innovación.

Beneficio que se obtiene al desarrollar una Marca Personal

• Distinguirse con una fuerte identidad
• Generar confiabilidad y prestigio, fundamentales para favorecer la decisión de compra de clientes actuales y potenciales
• Marcar una diferencia en la forma en que se es percibido por el publico objetivo o la sociedad

El resultado bien vale el esfuerzo


En esencia, el marketing personal es saber venderse, y para lograr este objetivo se utilizan las mismas técnicas que se emplean para promocionar empresas y productos.

Un profesional debe saber venderse desde el momento que conoce al cliente, porque de la impresión que se lleve el cliente puede marcar la diferencia entre conseguir un contrato o no.

Hay que sintonizar los deseos y necesidades del cliente, seguir al pie de la letra el viejo dicho “El cliente tiene siempre la razón” y saber en todo momento qué es lo que el cliente quiere oír.

Para llegar a desarrollar un plan de marketing, es necesario analizar estos hechos. Es muy común escuchar a un profesional diciendo frases como “lo que yo necesito es publicidad”, pero ello no siempre es conveniente, e inclusive puede llegar a ser contraproducente dependiendo de la especialidad de la que se trate.
Por ejemplo, un psicoanalista raramente sacará provecho de la promoción tradicional, ya que nadie elige un médico o arquitecto sólo por un aviso en el diario, y en casos como éstos tienen un peso mayor la imagen y el prestigio.


Ahora veremos cómo empezar a construir nuestra Marca Personal

Nuestra Ley de Marcas establece que tienen capacidad de constituirse en marca registrada una lista explicita de símbolos y culmina diciendo: "...y todo otro signo con capacidad distintiva”

Según una acepción del diccionario, marcar significa dejar una impresión inolvidable en la mente de alguien.

Y este es el propósito de desarrollar la marca personal, encontrar un signo que nos distinga con el cual dejemos una impresión inolvidable en la mente de los clientes o de nuestro mercado objetivo. Para ello hay varios ítem a tener en cuenta en el momento de ponerse en marcha.


El primer paso consiste en conocerse profundamente.
Hacer un trabajo interno intensivo nos dará grandes ventajas a la hora de encontrar esa peculiaridad que nos distingue.
Al igual que cuando se lanza un producto al mercado se tienen en cuenta sus características para comunicar lo mejor del mismo, en el caso del servicio profesional es importante conocer nuestros puntos fuertes y débiles para utilizarlos a nuestro favor. Es un proceso que va de adentro hacia fuera.
Comenzamos reconociendo ese rasgo especial que nos define, que es nuestro signo distintivo, y a partir de allí vamos evaluando de qué manera lo manifestamos en nuestra cotidianeidad profesional.

• ¿Es congruente con mi comportamiento?
• ¿Mi entorno lo percibe?
• ¿Estoy orgulloso de mis valores personales?
• ¿Trabajo en mejorar la inteligencia intrapersonal, que es la capacidad de llevarse bien con uno mismo?.

La marca personal está compuesta por una combinación única de conocimientos, habilidades, personalidad, experiencia, valores, imagen. Está integrada por componentes internos y externos que trabajan interrelacionados, y terminan conformando una unidad especial, la cual trasmite, como lo denomina un beneficio singular percibido por los demás.
Identificar y comunicar este BSP (beneficio singular percibido), significa trabajar en mis valores personales y profesionales y determinar que puedo aportar a los clientes o a mi publico meta de forma diferente al resto de la competencia. Es responder a la pregunta ¿Qué tengo yo que los demás profesionales no tienen?
¿cuántos están entrenados en marketing de servicios y desarrollo personal? Esta combinación única me proporciona un rasgo característico y distintivo. Mis clientes saben que vamos a establecer un fuerte vínculo profesional y también personal.
La idea es encontrar esa combinación que los distingue del resto, puede ser especialización, experiencia en el exterior, entrenamiento en ciencias complementarias, cada uno debe descubrir su peculiaridad.

Luego de haber realizado este trabajo de conocimiento personal profundo, que les aseguro es arduo, llega el momento de comunicar al mundo quienes somos, qué sabemos hacer, qué nos distingue, dónde encontrarnos. Para determinar que impacto dejamos en el entorno tenemos que considerar unas cuantas variables, nuestra idoneidad como profesionales, credibilidad y confianza, constancia y carisma.

Estas variables son las que vamos a tomar para establecer la estrategia de comunicación, que es la base primordial de un buen desarrollo de marca personal. Comunicamos en forma consiente e inconsciente, con nuestra imagen, nuestro desempeño profesional, nuestra voz, el lugar físico donde recibimos a nuestros clientes y mucho más.
Comunicar eficazmente implica dar a conocer la imagen correcta de quienes somos, cuales son nuestras fortalezas y muy especialmente cual es el signo que nos distingue y nos permite dejar una impresión inolvidable en la mente de los clientes.

BIBI CÀCERES-HASFURA

No hay comentarios:

Seguidores